Suplantación de identidad en Internet: riesgos legales, citación judicial e imputado




 

Todos podemos ser víctimas de una suplantación de identidad en Internet

La suplantación de nuestra identidad digital se produce cuando una persona malintencionada actúa en nuestro nombre y se hace pasar por nosotros mediante diversas técnicas, tales como el registro de un perfil falso en una red social, creando confusión respecto al verdadero titular del mismo, la creación de un perfil falso utilizando nuestros datos personales, el acceso no autorizado a nuestro perfil en una red social con el fin de controlar toda nuestra actividad en ella, la publicación de anuncios o comentarios utilizando el nombre de un tercero o incluso la utilización de nuestros datos personales para identificarse con terceras personas a través del email, WhatsApp o Skype, por ejemplo.

 

delito informático ciberdelito

 

Los responsables de la suplantación pueden actuar por diversos motivos, pudiendo afirmar que los mas comunes (que no los únicos) entre los jóvenes y adolescentes, son los ocasionados por el deseo de burlarse o “hacer una broma”, o incluso, el dar un “pequeño” escarmiento a un tercero con el que ha tenido alguna pequeña discusión o rencilla. Como ejemplo podemos utilizar el del chico que, debido a una discusión con una amiga en la que esta insultó a su familia, publicó en Internet un anuncio con el número de teléfono y una foto de su amiga prestándose a mantener relaciones sexuales con terceros a cambio de dinero.

A pesar de que dicho anuncio estuviera colgado en Internet solo una hora, el daño ya estaba hecho, y el delito, se habría consumado. No podemos olvidar que una vez que un contenido se vuelca en la Red perdemos el control sobre el mismo, y no podemos evitar su rápida propagación.

 

Entre los adultos, dado el grado de madurez que se entiende alcanzado por los mismos, los motivos argumentados con mayor asiduidad para justificar la suplantación de identidad de un tercero pasan a tener otro cariz, mas cercano al ánimo de perjudicar la imagen, fama y reputación on line del suplantado o de adjudicarle la autoría de la comisión de un hecho delictivo para evitar ser identificado. Como ejemplo valdrá el de la persona que contacta a través del servicio de Skype con otro para coaccionarle o chantajearle, pero identificándose con los datos de un tercero, de tal modo, que la víctima no conozca su verdadera indentidad y no pueda ir contra él como autor del delito.

 

Ser víctima de una suplantación de identidad en Internet puede ocasionar vergüenza o temor a que no se descubra la verdad de lo sucedido, esto es, que una tercera persona se ha hecho pasar por el, y deciden no denunciar los hechos, lo cual, es un tremendo error, ya que esta suplantación puede reiterarse infinitamente, ya que no tenemos el control sobre nuestros datos ni sobre la permanencia de los mismos en Internet y porque la capacidad de difusión de los medios sociales aumenta el daño sobre la imagen que tiene la persona de cara a la comunidad internauta, por lo que es fundamental y absolutamente necesario denunciar cualquier tipo de suplantación de identidad digital sufrida, bien ante la policía o bien en los juzgados competentes.

 

Ciertamente el delito de suplantación de la identidad digital no esta específicamente regulado en el Código Penal, sin embargo, en la práctica, se reconduce al delito de usurpación del estado civil del Art. 401 C. P.: el que usurpare el estado civil de otro será castigado con la pena de prisión de seis meses a tres años.

 

La persona suplantada puede verse inmerso en un procedimiento judicial penal, desempeñando el papel de imputado como autor de un delito cometido a través de Internet, en el que un tercero ha suplantado su identidad para llevarlo a cabo. La noticia de su imputación puede llegar a través de la detención policial, aunque en la práctica las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado suelen telefonear al sospechoso y citarle para que comparezca en comisaría asistido por abogado para prestar declaración (momento en que es detenido), o bien, mediante la recepción en su domicilio de una citación del juzgado para prestar declaración ante el juez.

 

Ejemplo de citación judicial, imputado:

De Juez de Instrucción nº —– de —–.

Asunto Diligencias Previas Procedimiento Abreviado —-/—-, en virtud de resolución recaída en la causa de referencia, cito a declarar a —————, a fin de que comparezca en este juzgado sito en ————, el proximo dia — de —a las — h, con objeto de: Prestar declaración en calidad de imputado.

Con el apercibimiento que en caso de no comparecer le reparar el perjuicio que hubiera lugar en derecho.

 

 

Consulte su problema legal a Abogados Portaley

Los campos marcados con * son obligatorios

He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Puedes encontrar más información en comentarios de otros lectores al final de este artículo, puedes dejar tu comentario.
Solicitar cita con Abogados Portaley

PortaLey

Abogados Portaley, despacho de abogados especializado en Nuevas Tecnologías e Internet

You may also like...

Shares
Podría ser de interésclose