¿En qué consiste una denuncia? ¿Qué pasa si soy denunciado?




Estas y otras preguntas inquietan mucho -y con razón- a las personas que se han visto involucradas en un hecho presuntamente delictivo, así como a quienes son informados de que les van a denunciar.
En primer lugar, la denuncia no es más que la declaración -verbal o escrita- que una persona realiza frente a agentes de la autoridad informándoles de que ha tenido lugar un delito. El denunciante puede ser una víctima o perjudicado por el delito que afirma que se ha cometido o un simple testigo de los hechos. Al mismo tiempo, cabe la posibilidad de que pueda identificar a los presuntos responsables o no, en cuyo caso tendrá que describirlos de la forma más precisa posible.

 
La diferencia entre denuncia y querella consiste en que, mientras que la primera es una simple puesta en conocimiento de la autoridad de unos hechos ilícitos, la segunda implica la voluntad del querellante de constituirse en parte procesal acusadora, dirigiendo su actividad a conseguir una condena del acusado.

 

detenido detención prisión

 
Cuando los agentes de policía o los guardias civiles reciben una denuncia tienen la obligación de investigar los hechos denunciados. Evidentemente, la gravedad de éstos determinará que se proceda a detener inmediatamente al acusado o, en los casos menos graves, que se le cite para declarar pasados unos días. Antes, por ejemplo, cuando se trataba de juicios de faltas (que ahora han sido suprimidas del Código Penal) se citaba al denunciado directamente para el juicio.

 
Cuando concluye la investigación policial los agentes remiten el preceptivo informe al juez de instrucción. Otro cambio legislativo importante que ha tenido lugar recientemente es el cambio de la denominación de los encausados penalmente. Al antes llamado imputado se le denomina ahora investigado, en la idea de que se trata de un término menos peyorativo que el anterior.

 
Aunque, en principio, cualquier persona tiene que esperar a recibir una citación para declarar o para comparecer en juicio, siempre cabe la posibilidad de dirigirse a los Juzgados de Instrucción de su domicilio para consultar si hay alguna denuncia interpuesta contra ella.

 
En todo caso, hay un consejo que me atrevo a darle a cualquier persona que esté siendo investigada o tenga fundado temor de serlo: diríjase a un abogado y expóngale su situación. Él le ayudará a afrontar el procedimiento con las máximas garantías jurídicas que estén a su alcance, a preparar sus declaraciones y a reunir los elementos de prueba que pueda necesitar para probar su inocencia.


Puedes encontrar más información en comentarios de otros lectores al final de este artículo, puedes dejar tu comentario.
Solicitar cita con Abogados Portaley
Consulte con Abogados Portaley
He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad

PortaLey

Abogados Portaley, despacho de abogados especializado en Nuevas Tecnologías e Internet

You may also like...

Shares
Podría ser de interésclose