El Museo de la Ciencia de Valladolid condenado por usar la foto de un menor sin permiso




Fue en el año 2010 cuando, durante unas vacaciones en Valladolid, la madre del menor pudo descubrir que la revista local Chiquiocio, una publicación dedicada al ocio infantil y cultural de la ciudad, utilizaba una imagen de su hijo tomada años atrás, en 2004, cuando éste contaba con dos años de edad, para ilustrar un evento de cetrería organizado por el Museo de Ciencias de Valladolid. En dicha imagen, tomada con una cámara propiedad del museo y por el propio tío de niño que por aquel entonces ejercía las funciones de director del mencionado museo, el menor aparece en brazos de su tía tratando de acariciar un ave rapaz. La revista ha argumentado que la elección de esta fotografía se debió a que “resultaba estéticamente bella y atractiva” sin embargo, más allá de su idoneidad estética, la cuestión aquí era dilucidar si se había violado los derechos del menor a publicar dicha imagen sin su consentimiento expreso o el de sus responsables legales, en este caso, sus padres.

Zemanta Related Posts Thumbnail

El Tribunal Supremo lo tiene claro y no deja lugar a la imaginación: “Lo que plantea el recurso es si la publicación en un medio de difusión cultural de una fotografía en la que aparece el menor en brazos de una familiar [una tía] intentando acariciar a un ave rapaz es constitutivo de vulneración del derecho a la propia imagen del menor. La respuesta es afirmativa”. Así comienza el escrito de los magistrados no dejando ya lugar a dudas respecto a cual sería el resultado de la sentencia.

Antes, tanto el juzgado civil de Vigo como la Audiencia Provincial de Vigo establecieron que no se vulneraban los derechos del menor sin embargo su madre no desistió y elevó un último recurso ante el Tribunal Supremo que ahora, en sentencia ya firme, considera que tanto el Museo de Ciencias de Valladolid como Chiquiocio Cultural S.L., han protagonizado con sus actos una intromisión ilegítima en el derecho a la propia imagen, el honor y la intimidad personal del menor al incluir la fotografía de este niño en una revista “con independencia de los fines perseguidos por su publicación o de que pudiera o no afectar la reputación del afectado”, y ello a pesar de que, según testificó su madre, la imagen fue tomada para “uso particular y privado” del propio Museo.

Tras la sentencia, ambas entidades deberán abonar una indemnización de 500 euros y borrar todo rastro de la imagen de sus archivos.


Puedes encontrar más información en comentarios de otros lectores al final de este artículo, puedes dejar tu comentario.
Solicitar cita con Abogados Portaley
Consulte con Abogados Portaley
He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad

You may also like...

Shares
Podría ser de interésclose