Qué es delito de quebrantamiento de condena




 

Quebrantamiento de condena, explicando este tipo de delito

 

El delito de quebrantamiento de condena se trata de un delito contra la Administración de la justicia, ya que supone un incumplimiento de una resolución judicial (Providencias, Autos y Sentencias), que imponga una pena de prisión, una medida cautelar, una medida de seguridad, etc.

 

Este delito se encuentra regulado en el artículo 468 C.P.

 

1. Los que quebrantaren su condena, medida de seguridad, prisión, medida cautelar, conducción o custodia serán castigados con la pena de prisión de seis meses a un año si estuvieran privados de libertad, y con la pena de multa de doce a veinticuatro meses en los demás casos.

2. Se impondrá en todo caso la pena de prisión de seis meses a un año a los que quebrantaren una pena de las contempladas en el artículo 48 de este Código o una medida cautelar o de seguridad de la misma naturaleza impuesta en procesos criminales en los que el ofendido sea alguna de las personas a las que se refiere el artículo 173.2, así como a aquellos que quebrantaren la medida de libertad vigilada.

 

Delito de quebrantamiento de condena

Delito de quebrantamiento de condena

 

Tiene especial relevancia este delito en el supuesto de quebrantamiento de la medida de alejamiento o de la prohibición de acercamiento dictada en sentencia (pena accesoria del artículo 48 C.P), en los casos de violencia de género, y es que, en muchas ocasiones, el obligado a no acercarse a la víctima, puede cometer dicho delito sin ser consciente de ello, como puede ocurrir en las ocasiones en que la víctima ha cambiado de domicilio o de lugar de trabajo sin que el condenado lo sepa, pudiendo ser detenido en las inmediaciones de dichas localizaciones por quebrantar la medida.

 

Sin embargo, uno de los requisitos exigibles para entender cometido dicho delito de quebrantamiento de condena es que se de el elemento subjetivo, es decir, que exista voluntad por parte del sujeto de quebrantar dicha medida de alejamiento o prohibición de acercamiento. Sin embargo, la inexistencia de dicho elemento solo puede probarse o dilucidarse en el procedimiento judicial iniciado en su virtud, de modo que el obligado a su cumplimiento, probablemente, y más en los casos de violencia de género, pasará una noche detenido antes de pasar a disposición judicial.

 

Existe jurisprudencia que mantiene que este elemento subjetivo, este dolo, ha de ser específico para apreciar el delito, de tal modo que quedan excluidos los meros encuentros fortuitos entre el obligado al cumplimiento y la víctima.

 

 

Autor: Noelia García Noguera
Abogados Portaley.com


Puedes encontrar más información en comentarios de otros lectores al final de este artículo, puedes dejar tu comentario.
Solicitar cita con Abogados Portaley

PortaLey

Abogados Portaley, despacho de abogados especializado en Nuevas Tecnologías e Internet

You may also like...

Shares
Podría ser de interésclose